Martín Heidegger

Una nueva forma de filosofar

Martín Heidegger Nace un 26 de septiembre de 1889. Su ciudad natal fue  Messkirch, Baden, un pequeño pueblo rural en el sudoeste de Alemanía, entre el lago de Constanza, los Alb suabos y el alto Danubio. Su padre  Friedrich Heidegger (1851-1924) es sacristán católico y maestro tonelero, su madre es Johanna Heidegger, de soltera, Kemp (1858-1927), ambos profesan la fe católica. Heidegger tuvo una hermana, Mariele, la cual murió prematuramente. Su hermano Fritz, será un continuo colaborador y confidente. Posteriormente, Heidegger paso sus estudios primarios en el liceo de Constanza, gracias a una beca obtenida.

La juventud de Heidegger estuvo constantemente rodeada de un ambiente católico, desde sus inicios en el liceo de Constanza y su residencia en San Conrado. Posteriormente Heidegger ingresa en el noviciado jesuita de Tisis, en Feldkirch, pero su estadía sólo duro unos meses, luego ingresa al internado de teología del arzobispado de Friburgo, donde estudia hasta 1911, Heidegger seguido de una enfermedad cardiaca deja el internado de Friburgo. Pasa unos meses y Heidegger se decide entrar al noviciado de la Compañía de Jesús, en Friburgo ahí comienza los estudios académicos. Heidegger luego de ingresar a la orden sacerdotal, dio un giro radical en su existencia, ya que la crisis del modernismo  irrumpió en su vida sacerdotal y con ello se llego a decidir,  si está a favor, o en contra de la resolución de Pío X, esta resolución consistió en: condenar todo intento moderno como una infamia y desvaloración de la palabra divina. Heidegger en este sentido abandona los estudios de teología y se dedica al estudio de la filosofía. Es aquí donde da sus primeros acercamientos filosóficos y lo hace a partir de unos de los hombres más influyentes en su pensar, hablamos de E. Husserl. A partir de este momento, Heidegger va elaborando la vía fenomenológica que estará presente en toda la vida filosófica del filósofo.

A partir de ese momento Heidegger inicia una carrera que no descansa hasta el 26 de Mayo de 1976, año en que muere. Entre sus obras podemos nombrar: “El concepto de tiempo en las ciencias históricas” (1915); “Hermenéutica de la facticidad” (1923); “ Ser y Tiempo” (1927); “Qué es metafísica” (1929); “Discurso del rectorado” (1933; “Hölderlin y la esencia de la poesía” (1936); “La época de la imagen del mundo” (1938); “La metafísica de Nietzsche” (1940); “Carta sobre el humanismo” (1946); “Construir, habitar, pensar” (1951); “La pregunta por la técnica” (1953); “Serenidad” (1955); “Hacia la pregunta por el ser” (1956);  “El principio de Identidad” (1957); “Tiempo y Ser” (1962), entre otras obras.

Para algunos es considerado un metafísico, para otros el padre de la ontología y un partidario de la fenomenología. La verdad que Heidegger es simplemente el exponente del Ser, su filosofía atraviesa toda la historia de la filosofía, desde una mirada crítica, su pensamiento se inicia por la pregunta por el ser, es en aquella interpelación dónde aparece de manera magistral toda una crítica a cómo se ha elaborado la pregunta por el ser y por ende a cómo se ha elaborado la pregunta por el hombre, el mundo, la vida.

Otro tema importante en la constitución de su filosofía, y derivado de la pregunta por el Ser, es, si el Ser siempre ha venido deviniendo, es decir, siendo, hoy en día en qué se ha convertido el Ser o mejor dicho en qué lo hemos convertido, ante esta interrogante Heidegger nos hablará de que el Ser ha devenido en la técnica. Al hombre contemporáneo los entes le aparecen (la realidad) diría Heidegger, pero ¿qué significa este modo de aparecer? ¿Cómo le aparecen?   Desde una perspectiva fenomenológica tendríamos que señalar qué las cosas se han reducido a la existencia, tal existencia ha hecho un mundo objetivable y constatable, a tal punto que ha sobre exigido y agotado a los entes. Cómo entonces hablar de las “cosas”, de los entes, si la técnica se ha encargado de reducirlas y simplificarlas, es precisamente en este punto donde el protagonismo de Heidegger adquiere un mayor énfasis, esto debido a qué nos muestra que es en Arte dónde podemos percibir a las cosas en un estado de plena necesidad, qué querrá decirnos con ello, es lo que quedará por decir. Desde este ángulo Heidegger contrapone la técnica y el arte como figuras antagónicas, la primera abarca la realidad de las cosas y la segunda la virtualidad que protege a las cosas tornándolas enigmáticas.

Un punto también importante de la filosofía de Heidegger versa sobre el discurso de la universidad alemana, para él la universidad, y no sólo la alemana sino las nuestras, se ha convertido en el campo de la tecnología su desarrollo, su madurez, su progreso depende exclusivamente de su alcance tecnológico, de la técnica. Qué significa que la técnica predomine por sobre la universidad, significa que hoy en día esta predominando una concepción del hombre como “animal de trabajo como material humano y como señor de la tierra”. La universidad por lo tanto tiene la misión de formar hombres para producir eficientes productos y productores, como consecuencias de ello buenos consumidores. Es por eso que los universitarios son adiestrados, ante todo, en el pensamiento técnico; calculador o computante que induce al hombre a adoptar actitudes despóticas frente a la naturaleza y frente a sí mismo, como hacía referencia en Ser y Tiempo, el das-man y la habladuría actitudes de rebaño y de masa que actúan en beneficio propio y sin fundamento.

Por otro parte, constantemente vivimos afirmando que somos algo, persona, individuo, sujeto, humano, vivimos creyendo que tenemos una esencia que nos identifica y que no hace ser lo que somos, seres humanos. Pero, qué pasaría si alguien afirma lo contrario, que realmente lo que nos define no es lo verdaderamente esencial en nosotros, qué pensaríamos de ello, sería una locura, una falacia, un sofisma moderno, una trampa para el iluso, pues bien después de tanta modernidad, ilustración y reafirmación del sujeto, aparece una crítica capaza de invertir el origen y reubicarnos en nuestro auténtico proyecto.

“Estamos muy lejos de pensar la esencia del actuar de modo suficientemente decisivo”, por lo visto aún nosotros seres modernos o postmodernos, aún no pensamos nuestra verdadera esencia…aún el Ser, la Verdad no se nos da, la des-ocultación, la Ereignis busca precisamente la instancia, el momento en que seremos abordados, Heidegger nos dirá que la claridad, la Lichtung aún no ha sido posible, esa claridad aún no aparece, el des-ocultamiento aún no llega precisamente este problema es el que Heidegger aborda bajo el concepto de Ereignis, si bien Wittgenstein habla de una verdad incomunicada al momento de experimentarla, Heidegger también se remitirá a ella cuando nos habla de la verdad como Ereignis. Pensar al hombre contemporáneo desde una perspectiva de la Ereignis es pensar desde un lenguaje que bordea lo místico, lo misterioso, Heidegger con ello de alguna forma quiere combatir la subjetividad, así como lo combatió en la analítica del Dasein, también ahora quiere hacerse cargo de la problemática de la post-modernidad, se supera o no al sujeto, al sujeto cartesiano, kantiano, husserliano, hegeliano. En cartas sobre el humanismo y en principio e identidad estos temas son abordados y más en profundidad en Hitos, por ahora sólo un sencillo bosquejo del Ser.

__________________________________

Obras de Martín Heidegger


Caminos del bosque
Estudios sobre mística medieval
Introducción a la fenomenología de la religión
La proposición del fundamento
Correspondencia 1926-1969 y otros documentos de los legados
Camino de campo
De camino al habla
Parménides
Aclaraciones a la poesía de Hölderlin
Conceptos fundamentales
Prolegómenos para una Historia del Concepto de Tiempo
Hitos
Lógica. La pregunta por la verdad
Tiempo y Ser
Carta sobre el humanismo
Serenidad
Arte y Poesía
La idea de la filosofía y el problema de la concepción del mundo
¿Qué es la filosofía?
Sobre la cuestión del ser
Conferencias y artículos
Filosofía, Ciencia y Técnica
¿Qué significa pensar?
Introducción a la metafísica
Caminos de bosque
De la esencia de la verdad
Nietzsche
Kant y el problema de la metafísica
¿Qué es metafísica?
Ser y tiempo
El concepto de tiempo

_______________________________

Textos Relacionados

“Ereignis” y “Diflérance”, Derrida intéprete de Heidegger ————-> Descarga Aquí

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: